El espárrago de Aranjuez

El espárrago es una planta provista de un rizoma perenne corto (garras) del cual salen diversos brotes (turiones) carnosos y provistos de escamas triangulares, los cuales son tiernos y sabrosos. Las raíces por lo general no duran más de tres años, pero se froman nuevas todos los años y producen tres pisos.

Fresón de Aranjuez

Las nuevas raíces se producen siempre en la parte superior haciendo que la planta se eleve, y esta vegete hasta que las raíces lleguen a la superficie del terreno. Los estolones se desarrollan en primavera y luego dejan de ser carnosos, se endurecen, se ramifican y lacanzan hasta un metro de altura. Las hojas están reducidas a escamitas enteras, reunidas en haces.

Las flores tienen un perigonio acampanado dividido en seis lóbulos amarillentos. Son solitarias o dispuestas por pares. Los órganos de la reproducción están en flores separadas (planta monoica). El fruto es una baya pequeña del tamaño de un guisante, blanda, globosa, de color escarlata. Se recolecta entre abril-mayo hasta junio. La recolección se realiza a mano o mediante cuchillos adecuados. Los espárragos cosechados se depositan en cajones o cestos. Es una planta robusta, resiste los fríos más crudos y los calores más intensos. Requiere terrenos no excesivamente calizos, y no vegeta en los compactos o en los que retienen humedad. Se utilizan para cultivo los terrenos más bien sueltos, fácilmente laborables y con subsuelo fresco.

“Cuidamos los auténticos sabores de nuestra huerta. La Asociación de Productores de la Huerta de Aranjuez es la garantía de un producto genuino y de calidad.”